Evolución

El legado de las cianobacterias

Cuando en el colegio nos explicaban qué era un ser vivo, nos decían que todos ellos compartían tres características básicas: se nutren, se relacionan y se reproducen. Otra definición más básica podría ser que es todo aquello que sobrevive. Y es que si tuviésemos que darle un sentido a la vida, no sería otro que el de sobrevivir un día más. Siendo la evolución el proceso por el que los linajes consiguen mantenerse en el tablero de la Tierra. Todo este juego de ensayo, error (extinción) y acierto (un día más), ha dado lugar a un sinfín de estrategias ingeniosas, que cautivan a científicos y profanos por igual.

La existencia del pez volador o la planta carnívora son soluciones increíbles, dignas de aparecer en un documental. Pero debemos tener en cuenta que en este juego, valdrá cualquier estrategia que garantice una nueva generación de retoños. De esta forma, las más sosas pero más eficientes campan a sus anchas para disgusto de los divulgadores.

¿Puede haber algo con menos arte que una mala hierba creciendo en tu jardín? Más que interesante, se diría que es un fastidio. ¿Y qué me dicen de esas algas con las que nos rozamos cuando nos bañamos en la playa? Sin embargo, ellas comparten algo que es tan eficiente que se ha vuelto común. Y, de tan común, se ha vuelto incluso invisible a ojos del gran público. Es tan eficaz, que una de las enzimas implicadas en este proceso, la RuBisCO, es considerada la más abundante del planeta.

La historia que aquí os voy a contar habla sobre unos pequeños microorganismos, las cianobacterias, cuya supervivencia y adaptación lo cambió todo. Hablaremos de como muchos organismos tomaron su legado, la fotosíntesis, catapultando la evolución sobre la Tierra. Les prometo casos impresionantes, pero también que aprenderán a apreciar aquella planta que invade su maceta, el alga que se les pega a la piel, una mancha extraña en una roca o el agua verde y sucia de una charca.

La aparición de las cianobacterias supuso un cambio en la composición global de la atmósfera terrestre.

La aparición de las cianobacterias supuso un cambio en la composición global de la atmósfera terrestre.

(más…)