Ecología

Microorganismos, algas y toxinas

En un anterior artículo contábamos cómo el exceso de nitrógeno y fósforo pueden convertirse en contaminantes que colapsan los ecosistemas. En este artículo veremos cómo afectan a los microorganismos fotosintéticos acuáticos y a las algas; y sus efectos sobre la sociedad y el medioambiente.

Nuestra primera parada serán las costas de Florida bañadas por las aguas del Golfo de México. Un fenómeno común (suceden todos los años) en esta región son las mareas rojas formadas por dinoflagelados como Karenia brevis, cuya población crece tanto que le da al agua un tono rojizo. Sin embargo, el uso de fertilizantes (para agricultura y césped) y el desarrollo de las ciudades (que vierten aguas residuales y contaminadas con detergentes) están poniendo a disposición de estas microalgas un gran bufet. Y una multitud de estas pequeñas puede suponer un grave problema.

(más…)

El lago Dianchi eutrofitzado (China).

Nitrógeno y fósforo: de nutriente a contaminante

El nitrógeno y el fósforo son unos de esos elementos esenciales para la vida. Forman una parte importante de nuestra bioquímica, con ellos se crean las proteínas y el ADN. Dicho así, podría resultar imposible pensar en ellos como contaminantes. Sin embargo, es esa capacidad de ser esencial el origen del problema. Como si de una economía insuflada con demasiado dinero se tratase, los ecosistemas se vuelven locos cuando estos nutrientes abundan por encima de lo normal.

(más…)

La sed del imperio Acadio

Imperio Acadio

El metal mordió la tierra, levantando una nube de polvo que se aferró al sudor de su frente. Ríos marrones surcaban su cara y, al gotear, eran absorbidos con ansia por la arena. Volvió a golpear con fuerza, ahondando en la desesperación. Todo seco. Unos dedos ansiosos desmenuzaban los terrones de arena y piedra buscando algún indicio de frío o humedad. Ninguna señal. El calor reinaba con mano de hierro, convirtiendo los ríos en costras de arcilla, las verdes plantas en fantasmas marrones y los animales en momias. Débiles, solos, no había dioses que escucharan su clamor. El metal morderá la carne y de sus nombres sólo quedará un susurro.

(más…)

Un plato de mejillones en El Edén

If nature dies because we enter it, then the only way to save nature is to kill ourselves

William Cronon

Viajemos a California. En concreto nos dirigimos a las islas del Canal, un archipiélago formado por ocho islas, hogar de los chumash. Este pueblo amerindio se especializó en la pesca y en la recolección de especies marinas. Usando sus canoas, conocidas como tomol, crearon una sólida red de comercio y pesca. Su economía se basaba en el intercambio de peces por carne de animales del interior del continente. Incluso tenían una moneda: las conchas del molusco Olivella biplicata o aceituna púrpura.

(más…)

Homo sapiens, una fuerza transformadora de la Biosfera

Ciudad

Nuestras ciudades y pueblos ocupan aproximadamente el 7 % de la tierra sin hielo.

Nuestro éxito como especie nos ha llevado a lo más alto de la cadena trófica, lo que ha permitido que la población humana no deje de crecer. Los sucesivos avances de la humanidad (domesticación, obtención de energía, medicina, etc) han sido los catalizadores del crecimiento de la biomasa humana. En la actualidad, los efectos de las distintas sociedades que pueblan el planeta sobre la biosfera son hechos innegables. Tanto es así, que se puede decir que apenas queda región en la Tierra sin afectar por nuestro hambre.

(más…)

La tierra verde que engulló a los vikingos

 

Vikingos Calidad

Verano en la costa de Groenlandia en el año 1.000, por Carl Rasmussen.

El aire frío y salado llenó las fosas nasales del osezno. Respiraba con fuerza, intentando localizar algún indicio de ella. Podía percibirla, pero no la veía. La llamó, no había respuesta. La criatura que estaba a su lado profirió un ruido y le lanzó un trozo de carne. Ni siquiera lo olió. El extraño suelo se movía y el agua helada le salpicaba repetidamente. Volvió a gritar auxilio, nada. Olfateó y distinguió el olor de su madre, mezclado con el de la sangre. ¿Dónde estaba? Le rodeaban una piel blanca y aquellos seres de los que ella le intentó proteger. ¿Por qué se movía todo? A través de un horizonte de agua y hielo, las extrañas criaturas lo llevaban lejos de casa.

(más…)