Vanessa cardui, la mariposa capaz de cruzar el Sáhara

Vanesa de los cardos (Vanessa cardui) en Marruecos 📷 Orio Massana

🏜 ¿Qué te llevarías si tuvieras que cruzar un desierto? Ropa y calzado adecuado, gafas de sol, cantimplora, gorra, comida, otra cantimplora… Los desiertos son lugares fascinantes, pero el calor que los dominan es un gran desafío para cualquier forma de vida. Sin embargo, existe un pequeño insecto capaz de atravesar el Sáhara solo con la ayuda de sus alas. Hablamos de la vanesa de los cardos 🤨

🦋 Vanessa cardui es una de las mariposas con mayor distribución del mundo. También puede realizar grandes gestas, situándose entre los insectos más viajeros. Concretamente, vamos a referirnos a su migración desde el África subsahariana hasta regiones tan lejanas como Escandinavia, para luego regresar. Si trazamos la trayectoria en un mapa, veremos que el viaje implica miles de kilómetros. Según una reciente investigación, estas pequeñas recorren entre 12.000 y 14.000 km 😮

🌍 Durante el invierno, V. cardui cría en las sabanas del Sahel gracias a la abundante vegetación que crece allí. En primavera, cuando cuentan con vientos favorables que las impulsan, algunas de ellas se dirigen hacia el norte de África desafiando al desierto del Sáhara para llegar al Magreb. Tras este alto, cruzan el mar Mediterráneo y se internan en Europa 🦋🦋🦋

🤔 Pero este viaje tiene truco: sus migraciones son multigeneracionales. Esto significa que los individuos se van reproduciendo durante el trayecto y, tras morir, pasan el testigo a la siguiente generación para que alcance el próximo punto. Por ello, las mariposas necesitan que haya, en todas estas escalas, cierta vegetación para poner sus huevos 🐛

☀️ Aún así, se cree que cuando atraviesan el Sáhara pueden volar sin parar durante el día, mientras que descansan y se alimentan de néctar por la noche. Aunque su velocidad máxima es de 6 m/s, podrían utilizar los vientos que existen a una altura de entre 1 y 3 km. Además, su grasa corporal les permitiría volar sin parar por lo menos durante 40 horas 😮😮😮

🖋 Edward Wilson aseguró que los insectos son “the little things that run the world”. ¿Quieres saber por qué? 👇

  • El insecto migratorio multigeneracional más famoso es la mariposa monarca (Danaus plexippus), cuyos viajes abarcan unos 8.000 km. Una crónica del año 1886 hablaba sobre cómo viajaban en grandes grupos a través de Maryland, haciendo que el cielo apareciera lleno de mariposas “más allá del rango de visión”. Sin embargo, la libélula Pantala flavescens es el insecto que realiza la migración más larga: 17.000 km.
  • Durante la primavera de 2009, alrededor de siete millones de vanesas de los cardos (Vanessa cardui) llegaron a Reino Unido. En otoño de ese mismo año, unos 14 millones de ejemplares partieron desde el mismo país para iniciar el camino de vuelta hacia el Sáhara. Pero, en cuanto a número se refiere, esta migración enmudece con la realizada por las mariposas plusias (Autographa gamma). En 2012 se determinó que hasta 700 millones de dichos insectos salieron de Reino Unido.
  • Al realizarse a grandes alturas, estas migraciones raras veces se pueden ver. Por fortuna, el estudio usando radares nos ha permitido seguirles la pista. Gracias a esta técnica se estimó que, solo en el sur de Reino Unido, entre 2 y 5 billones de insectos vuelan a grandes alturas durante sus migraciones anuales. 
  • Otra forma de estudiar este fenómeno consiste en analizar los isótopos de hidrógeno presente en los insectos. Estos elementos son tomados previamente por las plantas, las cuales por ejemplo sirven de alimento para las orugas que se convertirán en mariposas. De esta forma, los investigadores pueden averiguar dónde nacieron al mirar los isótopos de sus alas.
  • Dichos ciclos de migración multigeneracionales contribuyen a la transferencia a gran escala de biomasa, energía y nutrientes. En otras palabras, los millones de insectos viajeros de todo el mundo constituyen una suerte de “plancton aéreo” que conecta ecosistemas lejanos.
  • Por ejemplo, las polillas bogong (Agrotis infusa) realizan cada primavera una migración de casi mil kilómetros hacia los Alpes Australianos para refugiarse en cuevas o grietas en las rocas. Allí acabarán depositando 7 toneladas métricas de nitrógeno por año, junto con 1 tonelada métrica de fósforo por año. Dicho movimiento de nutrientes es comparable al que realizan los salmones en algunos ríos de Alaska. Además, constituyen un alimento crucial para la zarigüeya pigmea de montaña (Burramys parvus).

Puedes leer más sobre estas historias aquí 👇

Butterflies cross the Sahara in longest-known insect migration

La migración de la Vanessa cardui, la más larga de todas las mariposas conocidas

Seasonal insect migrations: massive, influential, and overlooked

Si te gusta el trabajo que realizo, puedes invitarme a un café ☕️ o hazte mecenas de Myrmarachne en Patreon 🐜 Así tendré más energía para rastrear otras historias y escribir sobre ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .