El pequeño club de las escolopendras anfibias

Ejemplar de Scolopendra cataracta
Ejemplar de Scolopendra cataracta 📷 Zookeys

🌏 En el año 2000, durante su luna de miel en Tailandia, el entomólogo George Beccaloni tuvo un encuentro con una curiosa escolopendra. Cuando la sorprendió en su escondite bajo una piedra, el artrópodo corrió a refugiarse a un arroyo cercano. Ante los ojos del científico, aquella criatura se zambulló, buceó por el lecho y buscó un nuevo escondrijo bajo una roca sumergida. Acababa de descubrir la primera escolopendra anfibia 🤨

🐸 El sorprendente artrópodo no sería descrito científicamente hasta el año 2016, cuando fue bautizado como Scolopendra cataracta. Por desgracia, sabemos muy poco sobre esta especie. Tan solo se han encontrado un puñado de ejemplares en Laos, Tailandia y Vietnam. Uno de ellos resultó ser un individuo recolectado en 1928, que se conservaba en el Museo de Historia Natural de Londres, el cual había sido identificado de forma incorrecta. Beccaloni especula que el estilo de vida semiacuático les podría servir para dar caza a invertebrados acuáticos o anfibios 😮

💧 Durante mucho tiempo, S. cataracta fue la única escolopendra anfibia de la que teníamos noticia. Sin embargo, posteriormente se registró este comportamiento en el ciempiés pelirrojo chino (S. subspinipes mutilans). Recientemente se ha anunciado el hallazgo de otra especie, por lo que el club de las escolopendras anfibias ya cuenta con tres socios 3️⃣

🇯🇵 La última vez que se encontró una nueva especie de ciempiés en Japón ocurrió hace 143 años. Pero el contador ha sido reseteado con la aparición de S. alcyona en la isla de Okinawa, la cual también ha sido registrada en Taiwán. Gracias a sus 20 cm de largo y casi 2 cm de grosor, es el ciempiés más grande allí donde medra. Sus descubridores, encabezados por el miriapodólogo Sho Tsukamoto, partieron en su búsqueda tras escuchar las historias sobre un ciempiés que atacaba a langostinos gigantes de río. Todo un desafío a la típica visión que tenemos de las escolopendras 😮

🤔 Este pequeño club nos demuestra una cosa: en biología abundan las excepciones que rompen los esquemas.

Puedes leer más sobre esta noticia aquí 👉 New amphibious centipede species discovered in Okinawa and Taiwan

Si te gusta el trabajo que realizo, puedes invitarme a un café ☕️ Así tendré más energía para rastrear otras historias y escribir sobre ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .