Algunos datos sobre las almejas gigantes

Almeja gigante de la especie Tridacna gigas.
Almeja gigante de la especie Tridacna gigas. 📷: Nhobgood

Dicen que la perla de Lao Tzu o de Alá fue encontrada dentro de una almeja del género Tridacna. Su descubridor, un buzo filipino, la halló en las aguas que rodean a la isla de Palawan en Filipina. Aunque fue un estadounidense, Wilburn Dowell Cobb, quién la dio a conocer al mundo en 1939, siendo considerada la perla más grande del mundo con un diámetro de 24 cm y 6,4 kg de peso 🤩 Sin embargo, en 2016 se anunció la existencia de la perla de Puerto Princesa, también descubierta por un pescador filipino. Con 67 cm de largo, 30 de ancho y 34 kg de peso, ensombreció a su antecesora y la relegó a un segundo puesto 😮 Pero en realidad hoy no os quiero hablar de estos objetos que despiertan la codicia, sino de aquellos organismos que, de forma indiferente, los crean 👇

🌊 Las almejas gigantes (Tridacna gigas) son unos animales fascinantes y, como muestra, aquí os dejo tres datos sobre ellas:

Número uno: son las almejas más grandes que existen. El récord lo ostenta un ejemplar encontrado en 1817 en la costa noreste de Sumatra. Medía 1,37 m de longitud y sus dos conchas pesaban unos 230 kg 😮 El puesto podría estar disputado por otra almeja capturada en la isla japonesa 🗾 de Ishigaki en el año 1956 que, aunque medía 1,15 m de longitud, su peso total teniendo en cuenta todo el cuerpo del animal se estableció en 333 kg.

Número dos: las almejas gigantes liberan millones de huevos para reproducirse ❤️ Son animales hermafroditas, es decir, que producen tanto óvulos como espermatozoides. La fecundación se da en el agua 🌊 por lo que para garantizar la próxima generación deben aumentar al máximo las posibilidades. Por eso, llegado el momento, cada almeja adulta puede liberar al medio hasta mil millones de huevos con un potente chorro de agua 😮 

Número tres: viven en simbiosis con microalgas 🤨 Al igual que el resto de bivalvos, se alimentan filtrando el agua de su alrededor. Sin embargo, las almejas del género Tridacna mantienen microalgas, de ahí sus colores verdes o pardos 💚, que gracias a la fotosíntesis ofrecen a su anfitrión un buffet de nutrientes a cambio de Sol ☀️ y refugio.

Si te ha gustado este artículo, puedes invitarme a un café ☕️ Así tendré más energía para rastrear otras historias sobre la vida en la Tierra y escribir sobre ellas.

Referencias:

La vida a prueba. David Attenborough.

Sizing ocean giants: patterns of intraspecific size variation in marine megafauna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .