Los osos polares dependen de la capa de hielo para poder cazar focas. Sin ella, pueden acabar muriendo de hambre. Crédito de la foto: Andreas Weith

El icono hambriento

Mayo de 2016, Bahía de Hudson. Un cazador inuit abate a un extraño oso polar (1) cuyas patas no son blancas, sino marrones. Un análisis más exhaustivo mostraría que esas patas eran más grandes de lo normal y que la forma de la cabeza recordaba a la de un oso grizzly.

Esta anécdota es parte de una historia más grande: el calentamiento y derretimiento del Polo Norte. Las altas temperaturas están animando a los osos grizzly a irse de picnic al norte de Alaska y Canadá. Sin embargo, los osos polares se enfrentan al deshielo de su reino, por lo que se ven obligados a quedarse en el sur de su hábitat. Debido a la cercanía evolutiva de las dos especies, pueden llegar a reproducirse y alumbrar híbridos. Les llamaréis pizzly si el padre es un oso polar o grolar si el amante es un grizzly. Y la anécdota cada vez es más común.

Cada vez en más frecuente el cruce entre osos grizzly y polares.

Cada vez en más frecuente el cruce entre osos grizzly y polares. Crédito de la foto: Stefan David.

Los osos polares se han convertido en un icono de la lucha contra el cambio climático. No es para menos, con sus dos metros de longitud son uno de los carnívoros terrestres más grandes de la Tierra. Se les ve imponentes en la inmensidad del hielo buscando focas. Digamos que se hacen respetar. Pero el deshielo de su hábitat los está poniendo en jaque y la comunidad científica se pregunta si la especie podrá hacer frente a este reto.

La vida de este carnívoro depende del hielo marino. En ese frío ambiente es donde crían las focas anilladas y las focas barbudas. Los osos las emboscan en los agujeros que abren en el hielo para respirar o acechan a las crías descuidadas. Así que, si no hay hielo, no hay filete en el menú. El cambio climático está poniendo a prueba su dieta y el icono blanco está pasando hambre. En la provincia de Ontario (Canadá), las osas han perdido un 10 % de peso entre los años 1984 y 2009.

Estos animales son buenos nadadores, por lo que no es raro verlos nadar de una plataforma de hielo a otra. Quizás esa sea la solución. Pero el precio es muy alto, agotador mejor dicho. Con el deshielo, el hábitat de la especie está más fragmentado y los osos tienen que nadar más de 50 km para encontrar alimento. La media asusta: 3,4 días y 92 km sin descanso nadando. Y el récord te encoge el corazón: una hembra hizo 404 km en nueve días, sin parar.

Los osos polares dependen de la capa de hielo para poder cazar focas. Sin ella, pueden acabar muriendo de hambre. Crédito de la foto: Andreas Weith

Los osos polares dependen de la capa de hielo para poder cazar focas. Sin ella, pueden acabar muriendo de hambre. Crédito de la foto: Andreas Weith.

Para la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), es muy probable que en 2050 las poblaciones hayan caído un 30 %. El reino se reduce, así que ¿cuál puede ser el destino de los osos polares? Pues quedarse en la costa, soñando con focas y buscar otra cosa que llevarse a la boca (2). Parte de la comunidad científica opina que hay un futuro para los osos polares. Son animales oportunistas argumentan, así que su instinto les llevará a cambiar la dieta.

Vayamos al fiordo de Smeerenburgfjorden (lo sé, vaya nombre), en el archipiélago de Svalbard (Noruega). Aquí, un grupo de científico fotografió en 2015 algo nunca visto: un oso polar dando cuenta del cadáver de un delfín. Se especula que los delfines, animados por unas temperaturas más agradables, se aventuraron en aguas del norte. Sin embargo, la repentina llegada del hielo los dejó atrapados en el fiordo. Y allí estaba el oso polar para aprovechar su carne y su grasa. Por ello, algunas hipótesis apuntan a que los osos polares podrían variar su dieta hacia presas como el ganso o el caribú (3). Incluso ya se les ha visto comer plantas en la época sin hielo. Pero ¿será este alimento suficiente para mantener el metabolismo y el peso de semejante animal?

El cambio climático está llevando a los osos polares a alimentarse de presas como el karibú. Crédito de la foto: American Museum of Natural History/R. Rockwell.

El cambio climático está llevando a los osos polares a alimentarse de presas como el karibú. Crédito de la foto: American Museum of Natural History/R. Rockwell.

Que estos depredadores pasen a vivir más tiempo en la costa nos lleva a otro problema. En el oeste de la Bahía de Hudson, se encuentra la ciudad de Churchill, también llamada la capital mundial de los osos polares. Allí se concentran gran cantidad de osos en otoño, lo que ha propiciado incluso una oferta turística alrededor de estos animales. Pero las ciudades humanas también pueden ser atractivas para los osos, aunque no por el turismo. El rey del hielo, el icono contra el cambio climático, hambriento y desahuciado, podría verse obligado a rebuscar en la basura humana. Y, por imponentes que sean, nadie quiere tener un depredador cerca de casa.

Notas

  1. Los cazadores inuit pueden abatir osos polares (dentro de unas cuotas claro) ya que se considera parte de su tradición. Eso sí, usan rifles, que no es plan de acercarse mucho a semejante criatura.
  2. Algún avispado puede observar que la población de osos polares (en la costa) está creciendo, así que ¿dónde está la extinción?. Que no os engañen los ojos. No hay más osos, hay menos hábitat y la población se concentra.
  3. Un punto preocupante de este cambio de dieta son los asaltos que los osos polares están realizando a las colonias de aves árticas. Allí aprovechan para comerse los indefensos huevos. En algunas zonas, la pérdida de la nidada ha sido del 90 %. Algunos investigadores apuntan a que esto quizás lleve a la extinción local de algunas aves.

Referencias

Extremely Rare Grizzly-Polar Bear Hybrid Shot In Canadian Arctic

Will climate change create more pizzlies?

Pizzly or grolar bear: grizzly-polar hybrid is a new result of climate change

Los osos polares nadan cada vez más por el deshielo del Ártico

Polar bears losing weight as Arctic sea ice melts, Canadian study finds

Los osos polares pueden subsistir pese al deshielo

Polar bears eat dolphins as Arctic warms

Climate change is ‘single biggest threat’ to polar bear survival

El cambio climático obliga a los osos polares a cambiar focas por huevos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.