La tierra verde que engulló a los vikingos

 

Vikingos Calidad

Verano en la costa de Groenlandia en el año 1.000, por Carl Rasmussen.

El aire frío y salado llenó las fosas nasales del osezno. Respiraba con fuerza, intentando localizar algún indicio de ella. Podía percibirla, pero no la veía. La llamó, no había respuesta. La criatura que estaba a su lado profirió un ruido y le lanzó un trozo de carne. Ni siquiera lo olió. El extraño suelo se movía y el agua helada le salpicaba repetidamente. Volvió a gritar auxilio, nada. Olfateó y distinguió el olor de su madre, mezclado con el de la sangre. ¿Dónde estaba? Le rodeaban una piel blanca y aquellos seres de los que ella le intentó proteger. ¿Por qué se movía todo? A través de un horizonte de agua y hielo, las extrañas criaturas lo llevaban lejos de casa.

Conoce la historia de las personas que capturaron al osezno: La tierra verde que engulló a los vikingos en Témpora Magazine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s